Serigrafía

Es la más conocida y posiblemente la favorita tanto de empresas como de diseñadores. Se consiguen resultados espectaculares.

La serigrafía sobre papel y la textil tienen un funcionamiento muy similar. Se realizan a partir del paso de tinta por una malla tensada en una pantalla y se estampan color por color, en el caso de la textil, directamente sobre las prendas.

La serigrafía textil es una técnica muy antigua que, aunque hoy en día está asistida por máquinas, no deja de ser un proceso artesanal. Sin ir más lejos, nuestros especialistas tienen que retocar los diseños para adecuarlos para crear los fotolitos y las pantallas, realizamos los colores a mano y hay que enfundar una a una las camisetas, y muchos procesos más en los que no vamos a entrar en detalle ahora.